12/02/2013

Sofia, fin del viaje.

EN 9 comentarios

Nuestro viaje por tierras búlgaras llega a su fin pero antes os contamos lo que vimos en su capital, la preciosa ciudad de Sofía.


Teníamos apuntado en nuestro itinerario conocer la Iglesia de Boyana. Esta situada en una colina y lo mejor es llegar en coche, la entrada es bastante elevada  pero el interior es una auténtica joya medieval de estilo bizantino. Sus orígenes son del siglo XI pero sus magníficos frescos que cubren todo su interior son del siglo XIII. Sorprende la calidad y realismo de sus frescos y es importante saber que la visita se realiza en pequeños grupos acompañados de un guía. Es de obligatoria visita al pasar por Sofía y mas cuando esta inscrita en los patrimonios de la Humanidad.


Solo teníamos un día para conocer los más importante de la capital de Bulgaria, habíamos leído que no valía mucho la pena pero tenemos que decir que mientras pasaban las horas descubriendo los rincones de la ciudad, estábamos mas seguro que Sofía se merecía como mínimo un día de estancia. La ubicación de nuestro hostal era perfecta y al ser fin de semana pudimos estacionar el coche justo en la puerta sin costo alguno a pesar de ser toda la zona de pago. A solo 400 metros nos encontramos en una de las plazas mas famosas de la ciudad, la Plaza Nezavisimost en donde se mezcla la parte moderna con la antigua. Una prueba es la Iglesia Sveta Samardzhiiska del siglo XI construida sobre una cripta romana. En un lateral de esta calle hay varios edificios monumentales como la Casa del Partido, la Asamblea Nacional, el Ministerio de educación y ciencias y la Presidencia de la República de Bulgaria.


En el hostal nos recomendaron comer en el restaurante Skara Bar que estaba de moda y donde pudimos disfrutar de una comida ecológica, todo cocinado con productos orgánicos de granjas de la zona, fue nuestra primera experiencia en un restaurante de este tipo y la verdad es que nos encantó. Después de cargar energías seguimos hasta la Iglesia Hagia Sofia fundada en el siglo VI, la iglesia cristiana más antigua de Sofía con un interior bastante en ruinas. La ciudad es muy cómoda para pasear y poco a poco conocer sus rincones. 


Llegamos a una avenida donde tuvimos la primera vista a  el monumento más conocido de la ciudad, la Catedral de San Aleksander Nevski. Pero antes de entrar vimos la tumba de los caídos en la primera guerra mundial que esta protegida por la vigilancia de un gran león y construido en uno de los laterales de la iglesia Hagia Sofía. 


Fue construida entre 1892 y 1924 para homenajear al ejército ruso por su contribución en la guerra de la liberación contra los turcos en 1878. Tiene un diseño inspirado en las iglesias rusas y sus cúpulas doradas la hacen espectacular, pudimos comprobar como cambia de color según la intensidad del sol. 
La cúpula central está recubierta de oro y las restantes de bronce, no se puede sacar fotos del interior así que dejamos este misterio para podáis comprobar lo que esconde. En la puerta principal se encuentran numerosos mosaicos de gran belleza, bordeamos todo el perímetro y no paramos de sacarnos fotos de todos los ángulos. Que raro en nosotros!!!


En uno de sus laterales esta la Academia de las Ciencias y atravesando un pequeño parque nos encontramos con la Universidad de Sofía fundada en 1888 y con 15 facultades en la actualidad. Como podéis ver por las fotos la ciudad estaba vacía, nos sorprendía el poco turismo que encontramos durante todo el viaje pero a nosotros nos encantaba esa comodidad.


Seguíamos paseando por el bulevard Tsar Osvoboditel y dejábamos atrás la Asamblea Nacional de finales del siglo XIX y un bonito edificio que en el mapa lo especificaban como "club militar",curioso!!


De pronto la tarde mejoró y empezó a salir un sol que nos calentaba y ayuda a seguir disfrutando de la visita. En el mismo bulevar y emplazada sobre una antigua mezquita que fue totalmente destruida tras la expulsión de los turcos (1882) se encuentra la Iglesia Rusa San Nikolay iniciada en 1907. No pudimos visitar todo su interior ya que estaba en restauración.


A pocos metros hayamos un gran jardín llamado el " jardín de la Ciudad" y comprobamos que era allí donde estaba gran parte de la gente de la ciudad. Estaba muy animado, con terrazas donde no cabía nadie y un mercadillo de productos típicos del país. Lo pasamos genial tomándonos un helado y sentados al lado del Teatro Nacional de Bulgaria Ivan Vazov fundado 1904, un bonito edificio neoclásico con una fachada preciosa.


Volvimos a dar con la Casa del partido pero esta vez nos acercamos al Palacio Presidencial, escoltado por la guardia con su traje de gala que cada hora realiza el cambio de guardia. Comparte un enorme edificio del siglo XX de estilo soviético con el Hotel Sheraton. Justo enfrente se haya el Museo Nacional de Arqueología que ya a esa hora nos lo encontramos cerrado. El edificio que ocupa es la antigua Gran Mezquita Buyuk Dzhamiya de 1494, su mayor joya es la máscara funeraria de Shipka de la época tracia del siglo V a.C.


El patio de este enorme edificio esconde una preciosa rotonda también conocida como la Iglesia de San Jorge junto a restos de la ciudad romana de Serdica del siglo II. Desde el siglo VI era iglesia católica pero en el XVI se transformo en Mezquita. En su interior vimos varios frescos medievales. 



Salimos por una puerta lateral y dimos con la Iglesia Ortodoxa de Sveta Nedelya que cuenta con una historia llena de reformas, pues ha sufrido desde terremotos hasta atentados desde el siglo X.  Detrás de la iglesia nos encontramos con el Monumento a Sveta Sofia, una estatua de reciente construcción hecha de cobre y bronce. Muy cerca se encuentra la Facultad de Teología que hoy alberga el Museo Nacional Eclesiástico, un precioso edificio construido en los años 20.


En el Bulevar Knyaginya Mariya Luiza, nos encontramos con obras de excavaciones arqueológicas ya que se han encontrado numerosos restos de una antigua civilización. Continuamos hasta la Mezquita Banya Bashi, el único lugar de culto musulmán en Sofía. Su diseño cúbico está coronado por un tambor octogonal que sostiene una impresionante cúpula de quince metros de diámetro. Junto a esta mezquita se encuentran los baños minerales públicos de Sofia, un edificio coronado por tres cúpulas y cuya fachada está decorada con azulejos art nouveau. Otro de los edificios religiosos de la zona es la Iglesia Ortodoxa Santísima Trinidad.



Cruzando el bulevar no encontramos con el Mercado Central, un edificio de principios de siglo XX con dos plantas repletas de puestos de comida, ropa y joyas. El pórtico de la entrada, de art nouveau, está adornado con el escudo de armas de Sofá y coronado con un reloj de tres esferas. Aprovechamos para picar algo antes de despedirnos de la ciudad y de paso descansar después de tanta caminata. De vuelta a nuestro hotel vimos la Sinagoga Central, una de las mayores de Europa.


Aquí terminamos con nuestro viaje por Bulgaria y Macedonia dos países que os recomendamos visitar pues esconden grandes tesoros por descubrir y lo mejor con un reducido número de turistas y un viaje que se ajusta a cualquier bolsillo

9 comentarios:

  1. No entiendo como alguien puede decir que Sofía no merece la pena. Hay gustos para todo, pero en una gran ciudad siempre hay algo que encaja con tus gustos, no?.
    Nosotros nos sentimos muy a gusto en Sofía.

    Un abrazo desde Omán!

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo Teresa, Sofía tiene mucho que ofrecer y como buenos viajeros que somos mejor "verlo a que te lo cuenten".
    Un abrazo y ya nos contaras como ha sido esa aventura en Oman.

    ResponderEliminar
  3. Ahora que os sigo en facebook ya no me voy a perder ninguna de vuestras entradas, que tengo la manía de leer los posts a través de esta red y me doy cuenta que me he perdido un montón de los vuestros. Ahora me pasaré un ratito leyendo vuestras experiencias, que viendo la parte positiva casi me viene mejor así puedo leer todos los relatos del tirón! :)

    No tenía mucha idea de Bulgaria y Macedonia y veo que tiene rincones muy chulos, me ha recordado un poco a mi paso por Rumanía, que también me sorprendió en positivo, sobretodo por la belleza de muchos de sus edificios y monumentos. Será un destino que tendré en cuenta a partir de ahora.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabes que nos hace mucha ilusión que nos sigas y si ademas conoces algún rincón de este mundo por nosotros mucho mejor.

      Un fuerte abrazo desde Las Palmas.

      Javier y Deborah

      Eliminar
  4. Cómo pueden decir que no merece la pena Sofía?? No la conozco en persona, pero por las fotos, me parece una ciudad preciosa y con mucho atractivo. Y qué guay que encontraráis tan pocos turistas.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se merece como mínimo un día de visita pero si la combinamos con museos nos dará para muchos mas. No dudes de visitarla con la familia.
      Un abrazo desde Las Palmas

      Eliminar
  5. A mí todo el mundo me ha recomendado Sofía... Las fotos son muy bonitas. Me han llamado mucho la atención la catedral y la iglesia rusa!!
    Saludos,
    Miriam

    http://www.miladytrip.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo que confesar que soy un enamorado de todo lo relacionado con la arquitectura ortodoxa.
      En general de los países del Este de Europa, queda mucho por descubrir.

      Un abrazo desde Las Palmas

      Eliminar
  6. Completísima la entrada! Todo anotado para nuestra próxima visita. Yo no se aun si merecerá o no la pena la visita a Bulgaria, pero es un país que siempre he querido conocer, el aire exótico que le confiere estar tan cerca de Asia y el tiempo que ha estado bajo el Telón de acero me llama muchísimo la atención. Estoy deseando de ir. Muchas gracias por toda la información!

    ResponderEliminar