2/27/2017

Escapada a Copenhague.

EN No hay comentarios


Hemos comenzado el año viajero con una escapada muy especial. Déborah hace tiempo que me decía que se le apetecía pasar frío, pero frío de verdad, así que por Reyes nos autoregalamos un viaje a Copenhague. Sólo serían cuatro días en enero, pero la verdad es que es tiempo más que suficiente para un primer contacto con esta bonita ciudad. A esta escapada se sumó Seneida, la hermana pequeña de Déborah, que nos ha acompañado en otras ocasiones y sin duda seguirá haciéndolo, así que después de las navidades comenzamos a organizar el viaje.
Los vuelos los cogimos con Ryanair, haciendo escala en Madrid y nos costaron unos 100€ por persona. Para el alojamiento en Copenhague volvimos a confiar en el alquiler de apartamento a través de Airbnb, una opción que cada vez nos gusta más. Las tres noches nos costaron 254€. El apartamento estaba genial, cerca de una parada de metro y con todo lo necesario para disfrutar de nuestra estancia, Déborah alucinó con todo lo que había en la cocina (hasta preparó tortitas para desayunar). Lo curioso fue el baño, "estilo danés" como nos dijo nuestro anfitrión, más pequeño imposible, había que sentarse en el wáter para ducharse, jajajaja.
El aeropuerto de Copenhague está a tan sólo 9 kilómetros de la ciudad y hay varias opciones de transporte público (tren, metro o bus) Nosotros nos decidimos por el metro para llegar hasta el piso. La estación de metro está en la terminal 3 así que allí nos dirigimos para comprar el billete y nos pusimos en marcha. Llegamos por la noche y como oscurecía tan temprano, hacía muchísimo frío y estábamos algo cansados decidimos pasar las primeras horas paseando por el barrio, comprando un par de cosas en el súper y organizándonos en la casa. 
 

Nuestro primer día completo en la ciudad empezó temprano. Amaneció totalmente despejado y con sol así que nos dedicamos a patearnos la ciudad. Los puntos de interés de la capital danesa están muy cercanos entre sí por lo que es muy fácil moverte por la ciudad sin necesidad de coger transporte.
Cogimos un autobús desde nuestro piso hasta el centro. En un principio pensábamos iniciar el recorrido por la plaza del ayuntamiento pero nos bajamos en una parada antes para ver la Gliptoteca Ny Carlsberg (museo de arte) y el Tivoli, famoso parque de atracciones de la ciudad y el más antiguo de Europa (aunque en estas fechas está cerrado) Llegamos a la Radhuspladsen en donde visitamos el ayuntamiento (se puede subir a la torre para contemplar sus vistas) y vimos la famosa estatua de Hans Christian Andersen.


Desde aquí paseamos por las principales calles comerciales. Las calles peatonales dentro del triángulo que forman la plaza del ayuntamiento, la calle Kongens Nytorv al este y Norresport Station al norte es considerado el casco antiguo de la ciudad (la zona medieval) Estas calles están llenas de tiendas, restaurantes, cafés.. y miles de personas caminando de aquí para allá. Las principales calles son Frederiks berggade, Nygade y Vimmelskaftet (tienda de Lego en el número 37)
Seguiremos caminando para visitar a mano izquierda la Helligaandskirken (iglesia del Espíritu Santo) Continuamos hasta la plaza Storkespringvandet en donde se encuentra la fuente de las tres cigüeñas. Al girar a la derecha se encuentra la plaza de Hojbro y más adelante su puente en donde nos espera una sorpresa (en el Slotsholmens kanal está sumergido el grupo escultórico del Tritón con sus 7 hijos)

Al cruzar nos encontramos con la isla de Slotsholmen en donde se pueden ver numerosos edificios históricos pero lo dejamos para otro momento para llegar al cambio de guardia a las 12:00. Después llegamos Konges Nytorv, plaza donde al fondo podemos ver el Teatro Real y a la derecha los almacenes Magasin.


Muy cerca está Nyhavn que es un paseo marítimo, canal y zona de ocio del siglo XVII. Se extiende desde Kongens Nytorv hasta el puerto, justo al sur del Teatro Real. Tiene pequeños hoteles de colores brillantes de los siglos XVII y comienzos del XVIII, bares, cafeterías y restaurantes y muchos barcos históricos de madera. Paseamos hasta el final del canal para ver el teatro real moderno (Skuespilhuset) y en la otra orilla la Ópera. 


Antes de las 12:00 tenemos que estar en el Palacio Amalienborg ya que a esa hora se produce el cambio de guardia.  Lo que se conoce como Palacio de Amalienborg son en realidad cuatro palacios del XVIII que rodean una plaza central, la Plaza de Amalienborg. Actualmente son la residencia de invierno de la familia real danesa. El desfile de la Guardia Real comienza realmente a las 11:30. Los soldados parten del Castillo de Rosenborg (Rosenborg Slot) y hacen el recorrido a través de la zona del barrio latino, Ostergade, Kongens Nytorv, Sankt Anna Plads hasta llegar a Amalienborg. El cambio de guardia sólo se lleva a cabo cuando la reina se encuentra residiendo en el palacio. Una vez finalizado el cambio de guardia se puede visitar el Amalienborg Museum situado en el palacio de Chirstian VIII.
La Frederiks kirke, también conocida como Marmorkirken está situada a pocos metros de Amalienborg y destaca por su impresionante cúpula. Volvemos a la orilla del canal y lo recorreremos  hacia Kastellet, la ciudadela fortificada de Copenhague. Junto a esta construcción militar se encuentra la famosa estatua de La Sirenita.


Justo en la entrada sur de Kastellet, en Churchillparken, nos encontramos con la Fuente Gefion. Junto a la fuente se encuentra la iglesia de Sant Alban (Sant Alban Kirke), una de las más bonitas de y la única iglesia anglicana de Dinamarca.
En el interior de la ciudadela siguen en uso los edificios militares, pero los muros defensivos, es decir, todo el perímetro del Kastellet forma un parque por el que podemos pasear tranquilamente. El recinto de la ciudadela está rodeado por un foso de agua. Sólo hay dos puentes para salir de Kastellet, el de la puerta sur y el de la puerta norte. Dentro del Kastellet podemos encontrar algunos cañones de la fortaleza original y un molino de viento típico del norte de Europa. Tras la visita nos dirigimos hacia la zona en la que se encuentra La Sirenita. La forma más fácil, si estamos dentro del Kastellet, es salir por la puerta norte y girar hacia la derecha hasta llegar de nuevo al canal principal. Por hoy nos damos por satisfechos así que volvemos dando un paseo hacia la plaza del ayuntamiento para coger el metro hasta el piso y descansar.


Comenzamos el día cogiendo el metro hasta Norreport para ir a la estación de tren y coger el tren hasta Hillerod, donde se encuentra el castillo de Frederiksborg. El tren sale cada 10 minutos mas o menos y el tiempo de viaje es de unos 40 minutos, aunque nuestro viaje fue algo más accidentado y tardamos casi hora y media en llegar (por las nevadas había un tramo de la vía en mantenimiento y tuvimos que hacer una parte del camino en guagua)
Una vez en Hillerod se pueden coger los autobuses 301 ó 302 (al salir de la estación la parada está a la derecha), que hacen una parada al lado de la entrada al castillo. 
El castillo es impresionante, tanto su aspecto exterior como su ubicación a orillas de un lago. Destaca el Gran Salón, la Capilla o The Rose, salón de cena para el rey y las damas y caballeros de la corte. 


La isla de Slotsholmen en donde se encuentra el Palacio Christiansborg, este conjunto de edificios es la sede del Parlamento de Dinamarca,  la oficina del primer ministro danés y la sede del Tribunal Supremo. La Biblioteca real, el museo judío y el edificio de la bolsa también se encuentran en esta isla. A la torre del palacio de Christianborg se puede subir gratis y hacer una buena panorámica de la ciudad.


Y hasta aquí nuestra escapada invernal a Copenhague, una ciudad perfecta para visitar unos pocos días en cualquier época del año. Al día siguiente tocaba ir al aeropuerto para volver a casa.
Para terminar les dejamos un vídeo resumen de nuestras experiencias en Copenhague, espero que lo disfruten.


6/07/2016

Escapada a Roma en familia.

EN 1 comentario



El pasado Octubre, uniendo unos días libres, no desaprovechamos la oportunidad de visitar por segunda vez la ciudad eterna, Roma, pero esta vez acompañado de una representación de la familia de Deborah. Su madre siempre ha tenido la ilusión de conocer esta hermosa ciudad y siguiendo mi consejo de "No dejes para el mañana lo puedas disfrutar hoy, viaja" no dudó ni un minuto en apuntarse al viaje junto con mi cuñada Seneida y su tía Concha. Nosotros solo pasaríamos cuatro días pero ellas disfrutarían de toda una semana. 
Compramos los billetes con Ryanair con escala en Madrid por 182€ y para el alojamiento volvimos a confiar en Airbnb, que ya lo habíamos probado en nuestra semana por Eslovenia. Un piso enorme con dos habitaciones (una habitación con cama de matrimonio, otra con dos camas), un amplio salón con sofá cama, baño y una cocina con todo lo necesario. 


Su ubicación también es un punto a su favor pues aunque no está en pleno centro tiene la estación principal de Roma (Termini) a un paseo de 10 minutos y una parada de metro (Vittorio Emanuele) a tan solo 5 minutos. En el barrio pudimos encontrar todo lo que necesitábamos (supermercados, panadería, restaurantes, etc). El precio por 7 noches fue 669€ lo que por 95€ la noche los cinco dispondríamos de todo lo necesario para descansar después de un día de grandes caminatas.
Nuestro vuelo fue a primera hora y sobre las 12 de la mañana ya estábamos en el piso, nos instalamos y después de comer algo nos pusimos en marcha. 


La tarde la aprovechamos al máximo ya que tuvimos tiempo de visitar la Basílica de Santa María Maggiore, la Piazza della Repubblica con la iglesia de Santa María de los Ángeles. Continuamos hacia Santa Maria della Vittoria, junto a la fuente de Moisés, pasamos por la Piazza della Quattro Fontane y llegamos a la Plaza del Quirinale en donde se encuentra la residencia del presidente de la república y en donde cada día a las 15:00 se hace el cambio de guardia. La siguiente parada fue la Fontana de Trevi (que está en restauración) y caminamos hacia la Piazza Barberini en cuyo centro se encuentra la preciosa Fontana del Tritone, de Bernini. Para terminar el día nos acercamos a la Piazza de Spagna con su célebre escalinata y su iglesia, Trinita di Monti. De allí caminamos a la Piazza del Popolo para coger el metro pero antes visitamos sus iglesias y contemplamos el obelisco egipcio que se encuentra en medio de la plaza. No esta mal para una tarde, no??


Nuestro primer día completo en Roma comenzó visitando el monumento más emblemático de la ciudad, el Coliseo. Nos acercamos al arco de Constantino y decimos acercarnos a la basílica de San Pietro in Vincoli en donde se encuentra el famoso Moisés de Miguel Ángel. De vuelta al Coliseo  visitamos el Mercado de Trajano, el Foro Romano y la iglesia de Il Gesú hasta llegar al monumento nacional a Vittorio Emanuele II, situado en la Piazza Venezia. Para terminar la mañana nos acercamos a la plaza del Campidoglio, en donde se encuentran los museos capitalinos y la famosa loba que amamantó a Rómulo y Remo, pero antes visitamos la basílica de Santa María en Aracoeli. Desde la parte trasera del Campidoglio hay unas vistas fantásticas del Foro romano y después de tomar varias fotos volvimos al Coliseo para coger el metro y volver a la casa para comer y descansar.


Por la tarde nos acercamos a la basílica de San Juan de Letrán (Basílica di San Giovanni in Laterano), la más importante de las cuatro basílicas mayores que hay en Roma además de ser la catedral de la ciudad. Al salir de la basílica, si vas a mano izquierda y cruzas te encuentras con la Escalera Santa por la que Jesús subió en viernes santo para ser juzgado. De aquí nos fuimos a ver el Circo Massimo que nos queda de camino hacia la Iglesia de Santa María in Cosmedin, muy conocida ya que en su pórtico se encuentra la Boca de la Verdad. Nos fuimos dando un paseo por la orilla del río hasta llegar a la isla tiberina y tras visitarla paseamos mientras se hacía de noche hasta el Coliseo viendo algunos monumentos iluminados.


A la mañana siguiente decidimos volver a la Piazza de Spagna para ver la famosa escalinata sin tantísimos turistas y después de pasear por la zona y enfilar por una de las calles comerciales más exclusivas de la ciudad nos acercamos al Palazzo Montecitorio para luego llegar a la Piazza Colonna rodeada de palacios y en cuyo centro se encuentra una imponente columna de mármol. Muy cerca se encuentra la Piazza di Pietra con el templo de Adriano. Entramos en la Iglesia de San Ignacio de Loyola y luego llegamos al Panteón de Agripa en cuyo interior se encuentran numerosas tumbas de reyes de Italia e incluso la tumba de Rafael. Al lado se encuentra la Piazza della Minerva con el elefantino, un obelisco cuya base es un elefante y la basílica de Santa María Sopra Minerva. Desde allí nos acercamos a la Piazza Navona en la que, en el centro, podemos ver la fuente de los cuatro ríos de Bernini. Seguimos hasta el Campo dei Fiori, un mercadillo en el que se puede encontrar muchos productos típicos de la gastronomía italiana y en donde paramos a tomar algo.


Ya se acercaba la hora de comer así que nos acercamos al animado barrio del Trastevere en donde merece la pena callejear para contemplar su típica arquitectura y en donde paramos para comer en una de sus animadas terrazas. Después de comer visitamos la iglesia de Santa María in Trastevere, cuyo interior es impresionante (como ocurre en la mayoría de las iglesias y basílicas de Roma) Desde Trastevere nos fuimos tanto un paseo hasta el castillo de Sant Angelo, situado a la orilla del río Tíber y muy cerca de nuestra siguiente visita, el Vaticano, en donde pasamos el resto del día.


A Deborah y a mí sólo nos quedaba la mañana para disfrutar de la ciudad eterna ya que nuestro vuelo salía esa misma tarde (el resto de la familia disfrutaría del resto de la semana en Roma) Decidimos ir a las catacumbas que hay a las afueras de la ciudad por lo que nos acercamos a San Juan en Laterano ya que desde ahí salían los buses que nos podían acercar. Estuvimos más de una hora esperando y cuando llegó el bus estaba tan lleno de gente que fue imposible pillarlo por lo que decidimos dejarlo para la próxima visita y acercarnos a la zona que más nos gusta de Roma, el Coliseo. Aquí nos despedimos a lo grande de la ciudad y nos quedamos con más ganas de volver para seguir descubriendo los miles de rincones cargados de historia que tiene la ciudad.

3/19/2016

15 días por Colombia

EN No hay comentarios


Este viaje comienza en Johannesburgo, sí, no habéis entendido mal y es que cuando visitamos Sudáfrica en Octubre del 2014 en una excursión a Soweto conocimos a una pareja de Bogotá con los que conectamos de inmediato. Hablamos de que algún día queríamos visitar su país, Colombia, pues la verdad hay que decir que son pocos los que se aventuran a recorrer este sorprendente destino. De inmediato nos invitaron a visitarlos cuando quisiéramos y la verdad es que aprovechamos la oportunidad de conocer el país.
Los que nos leéis sabéis que en enero, en cuanto tengo las fechas de las vacaciones nos ponemos manos a la obra para planificar los destinos de todo el año. La idea era volver a América Latina y en nuestra mente estaba Brasil pero por casualidad encontré un vuelo Madrid - Bogotá con una breve escala en Miami por 525€ operado con American Airlines.
Sobre la marcha le mandamos un whatsap a John y Paula y casi nos obligan a comprarlo. Estábamos muy ilusionados de volver a vernos después de un año. Increíble verdad?


Entre los cuatro planificamos la siguiente ruta en donde perfectamente se mezclaba lo esencial de Colombia. Es un país muy grande y lleno de contrastes. No teníamos tiempo suficiente para verlo todo ya que sólo contábamos con quince días pero creemos que la ruta resume muy bien los encantos de este hermoso país. Además al no verlo todo tenemos oportunidad de volver para seguir descubriendo paisajes. Los días los distribuimos de la siguiente manera:

30/10. Madrid-Miami- Bogotá.
31/10. Bogotá.
01/11. Zipaquirá- Minas de Sal- Ráquira-Villa de Leyva.
02/11.Villa de Leyva- Boyacá- Bogotá.
03/11. Vuelo a Cartagena de Indias.
04/11. Excursión a playa Barú- Cartagena de Indias.
05/11. Cartagena de Indias.
06/11. Vuelo a Pereira ( Eje Cafetero). Termas de Santa Rosa del Cabal.
07/11. Parque del Café. Noche en Hacienda cafetera
08/11. Valle del Cocora- Salento-Pereira.
09/11. Vuelo a Medellín.
10/11. Santa Fe de Antioquia- Medellín.
11/11. Guatapé - Peñón- Medellín.
12/11. Vuelo a Bogotá.
13/11. Bogotá.
14/11. Vuelo a Madrid.
15/11. Llegada a Madrid y vuelo a Las Palmas.

Ya lo decía anteriormente, la combinación fue perfecta: ciudades como Medellín y Bogotá, pueblos coloniales como Villa de Leyva y Santa Fe de Antioquia, Cartagena de Indias, denominada la perla del Caribe con us playas bañadas por aguas turquesa. Naturaleza y tradición en el Eje Cafetero, el Valle del Cocora o Guatapé. Colombia tiene mucho que ofrecer al viajero y sobre todo mucho color en cada rincón aderezado con una gente muy amable que en todo momento que acoge al viajero con los brazos abiertos.  Aquí tenéis un resumen pero si queréis ver todas las fotos visitad nuestro álbum de Colombia.


Para aprovechar al máximo nuestra estancia hicimos cuatro vuelos internos, tres con VivaColombia compañía de bajo costo y con Easyfly, una pequeña aerolínea con pequeñas aviones. Los precios de los vuelos que detallamos son por pasajero:
Bogotá- Cartagena. 42€
Cartagena- Pereira. 34€
Pereira- Medellín. 37€
Medellín- Bogotá. 31€
Se puede ahorrar algo de dinero realizando estos trayectos en guagua pero 12 horas de camino en avión solo se demora 1:30h. Vale la pena, verdad ?


Sobre el alojamiento tuvimos la fortuna de contar con la invitación de Paula y su familia, que nos recibieron con los brazos abiertos y nos hicieron sentir uno mas de la familia.
Fueron un total de 4 noches en Bogotá y 3 en el Eje Cafetero.
Pero ahí no queda la cosa, en Medellín solicitamos couchsurfing para las tres noches y Elizabeth nos abrió las puertas de su casa.


Sólo tuvimos que buscar alojamiento para unas pocas noches y aquí van nuestros hoteles para quien le pueda interesar. 

- Villa de Leyva. Hospedería el Marqués de San Jorge . Habitación doble con baño y desayuno incluido por 56€
Cuenta con una ubicación perfecta, a tan solo 5 minutos a pie de la plaza principal. Es una antigua casona con varios patios adornados con flores y con unas habitaciones ideales para el descanso. Su mobiliario es muy antiguo pero este detalle lo hace mas acogedor.


- Cartagena de Indias. Hotel Puertas de Cartagena. Habitación doble con baño y desayuno, 3 noches por 129€. 
Dentro de las murallas pero alejado de la zona de vida nocturna, es ideal para descansar. A menos de 10 minutos a pie de la Torre del reloj y a cualquier lugar de la parte histórica. Perfecta relación calidad precio no olvidemos que estamos en la Perla del Caribe y los precios se disparan. 


También mencionar que para la ida tuvimos que pasar noche en Madrid y para esta ocasión volvimos reservar en el Be live City Airport Madrid Diana por 48€ solo alojamiento. Está a unos kilómetros del aeropuerto pero cuenta con transfer incluido en el precio. Es uno de nuestros hoteles favoritos en Barajas. 


No podemos dejar de nombrar nuestra otra gran afición, la gastronomía. Colombia nos sorprendió por su gran variedad de productos, probamos platos típicos de cada región que visitamos e incluso Débotah aprendió a preparar algún que otro plato (se vino cargada con más de un producto). Cuenta con una infinita variedad de zumos (jugos) de frutas y una repostería que no desaprovecharíamos. Probamos de casi todo: desayuno santafereño, arepas, tamales, ajiaco, trucha, carnes, chorizos, la espectacular bandeja paisa, postres repletos de arequipe (dulce de leche), raspaditos, etc. Cuando visitéis Colombia olvidaos la dieta en España porque si volvéis sin probar su gastronomía habéis cometido un gran error. 


Para finalizar dejamos el vídeo realizado con la Gopro y os recomiendo que lo veáis porque a veces una imagen vale más que mil palabras. Consejos para verlo: pantalla grande, subir el volumen y relajar las caderas, jajajaja.

2/09/2016

Sur de Polonia

EN 4 comentarios


Después de nuestras dos semanas por Japón nos sobraba una semana de vacaciones y queríamos aprovechar que estábamos en Madrid para desde allí hacer alguna escapada de siete días. 
Tenemos buenos amigos en Polonia, que hicimos a través de couchsurfing, y siempre nos decían que cuando íbamos a verlos. Así que no lo dudamos y por 92€ pillamos los vuelos de Madrid a Varsovia i/v con Ryanair.
Teníamos la posibilidad de pasar las noches con nuestros couch así que definimos una ruta según las ciudades donde residen ( Dabrowa Gornicza, Lodz y Varsovia ).
Una vez mas para movernos por el país reservamos un coche en Rentalcars que por 182 € nos cubría toda la semana, alquilamos un coche mas amplio que en otras ocasiones pues sabíamos que íbamos es estar acompañados. Nos facilitaron un Chrevolet Cruze. 


Los días los distribuimos de la siguiente manera: 
Lunes 22/06. Llegada al aeropuerto de Modlin y dormir en carretera.
Martes 23/06. Monasterio Jasna Gora, ruta de los nidos de las Águilas, minas de sal de Wieliczka. Dormir en Dabrowa Górnicza.
Miércoles 24/06. Auschwitz, Wadowice, Monasterio Kalwaria Zebrzydowska. Dormir en Dabrowa Górnicza.
Jueves 25/06. Cracovia. Dormir en Dabrowa Górnicza.
Viernes 26/06.  Wroclaw. Dormir en Lodz.
Sábado 27/06.  Varsovia. Dormir en Varsovia.
Domingo 28/06. Vuelta a Madrid y Las Palmas. 

Como comentamos al principio una de las principales razones de visitar Polonia era poder volver a encontramos con viejos a amigos que pasaron por casa hacía mas de 4 años. Fue increíble como nos recibieron ellos y su familia. Pasamos unas horas geniales donde no faltó en ningún momento la buena comida cargada de una dosis de risas. 


El único hotel en Polonia fue en la primera noche en carretera entre el aeropuerto de Modlin y Czestochowa. Por 34€ tuvimos una habitación amplia, limpia y muy cómoda. 


Después de pasar la primera noche comenzamos muy temprano visitando el Santuario católico  Jasna Gora en Czestochowa un espectacular recinto donde pudimos comprobar la devoción del pueblo polaco. Esta repleto de salas y pequeñas capillas con una gran cantidad de reliquias. Luego continuamos por  ruta de los Nidos de las Águilas para conocer algunos de sus castillos que datan del siglo XIV. Hicimos varias paradas en algunos de ellos aunque la lluvia no dejaba de caer y teníamos el calzado lleno de barro. Pobre alfombra del coche ... 


En nuestros planes era visitar Auschwitz esa tarde pero al llegar a las taquillas nos comentaron que la visita en español era al día siguiente. Así que pusimos rumbo a las minas de sal de Wieliczk, con todo merecimiento están inscritas en la Unesco. Preparaos para un largo recorrido de mas de 3 kilómetros siempre acompañado de un guía que nos informa de las diferentes salas que están cargadas de historia. Ya para finalizar el día nos dirigimos a casa de los padres de Annia nuestra primera couch en Polonia. 


Después de pasar una noche espectacular con Annia y su familia la sorpresa fue mayor cuando Annia nos hizo de guía en la dura visita a los campos de Auswictz y Birkenau. Fue voluntaria en un aniversario así que nos contó con todo detalle el horror que se vivió . Hay que estar preparado para caminar por estos lugares, es muy duro incluso habían momentos que era imposible sacar una foto. 


Después de la comida teníamos en la ruta conocer la ciudad de Wadowice, mundialmente famosa por ser donde nació Juan Pablo II. Un pequeño paseo por ella y continuamos hacia el Monasterio de Kalwaria Zebrzydowska también inscrito en la Unesco. Su basílica barroca y su vía crucis con sus 40 capillas repartidas en un sendero de 6 km hace un lugar perfecto para pasar la tarde. 
La noche la teníamos reservada para un barbacoa con la familia de Annia, lo pasamos genial y que buena carne comimos..


Nuestro último día con Annia lo dedicamos a pasear por Cracovia y su casco antiguo declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco debido a la conservación de sus construcciones de estilo gótico, barroco y renacentista. Entramos a la zona peatonal por la Barbacana, una de las fortificaciones medievales de Cracovia. Desde allí paseamos por una calle comercial hasta llegar a la Plaza del Mercado, la plaza medieval más grande de Europa. Allí pudimos ver la Lonja de Paños, la Torre del antiguo ayuntamiento y la Basílica de Santa María. Visitamos el interior de esta basílica y tuvimos la suerte de que en ese mismo momento se abriese el retablo del altar mayor, el más grande de Europa con más de 200 figuras talladas. El interior de esta iglesia es impresionante y se puede visitar de forma gratuita (si te quedas en la parte trasera de la iglesia) o pagando para poder acercarte al altar mayor. Ya fuera de la iglesia escuchamos la melodía "hejnal" que cada hora toca un trompetista desde la más alta de las torres. Merece la pena pasear tranquilamente por la plaza y pararte en una de sus terrazas a tomar algo, nosotros lo hicimos en la terraza de su famosa chocolatería.


Desde la plaza continuamos nuestro paseo hasta llegar al castillo de Wawel en donde se puede visitar la Catedral de Wawel, el Palacio Real y la Cueva del dragón. Después de visitar el castillo y salir por la cueva del dragón hasta la orilla del río Vístula en donde la escultura del dragón escupe fuego nos fuimos hasta una pequeña plaza en donde comimos una deliciosa recomendación de Annia. Luego paseamos por el barrio judío y callejeamos por Cracovia para descubrir algunos rincones escondidos. Por la noche nos tocó a nosotros agasajar a nuestros anfitriones con una cena española en la que preparamos salmorejo y empanada gallega.


A primera hora de la mañana nos despedimos y pusimos rumbo a Wroclaw (Breslavia) otra increíble ciudad polaca. Llegamos temprano y después de pasar por la oficina de turismo que hay en la Plaza del Mercado (Plaza Rynek) comenzamos la visita por la ciudad. Esta plaza está rodeada de bonitos edificios muy coloridos y es uno de los puntos de interés más visitados por los turistas. Aquí se encuentra el precioso ayuntamiento de la ciudad y en una esquina está la iglesia de Santa Isabel, cuya torre es el mejor mirador de la ciudad. Muy cerca se encuentra la Plaza de sal, mucho más pequeña pero con edificios muy bonitos, como el edificio de la bolsa, por lo que merece la pena acercarse. Seguimos paseando y llegamos hasta la universidad en donde visitamos su iglesia. Aunque su exterior no llama la atención seguro que os sorprende su interior barroco. Otra de las paradas fue el mercado de la ciudad, visita obligada para Deborah que disfruta viendo todos los productos que se venden en el lugar. Dejamos el mercado y cruzamos el puente hacia Wyspa Piasek, la isla de arena, en donde paseamos hasta llegar a la Catedral de San Juan Bautista, con sus dos enormes torres.


Otra de las cosas que podemos hacer en esta ciudad es ir a la "caza del enano" Toda la ciudad está llena de estas simpáticas figuras y la verdad es que te pasas todo el recorrido alerta para buscarlos hasta en los rincones más insospechados. Si quieres ver en un mapa la situación de los 175 enanos que están repartidos por toda la ciudad puedes consultar este mapa. 


Por la tarder nos dirigimos a Lodz para encontrarnos con nuestra amiga Joanna y tras instalarnos en su casa nos fuimos a dar un paseo y a esperar a su marido, Omarek, en el centro comercial Manofakture. Juntos nos fuimos a cenar a un restaurante que les encanta cuya especialidad son las crepes, tanto dulces como saladas. A la salida paseamos un poco por la calle Piotrkowska, que con sus más de cuatro kilómetros es la calle comercial más grande del mundo. Ya estábamos bastante cansados así que nos retiramos pronto ya que al día siguiente volveríamos a coger el coche bastante temprano.


Tras el desayuno nos pusimos en marcha y fuimos directos a casa de nuestros amigos Andrzej y Kashia. Como él estaba trabajando nos fuimos con ella a pasear por el casco histórico. Después del almuerzo nos dieron una sorpresa ya que nos obsequiaron con un guía que nos acompañó toda la tarde para contarnos la historia de esta hermosa ciudad y mostrarnos todos sus rincones. Terminamos el día tomando algo en una terraza antes de volver a casa en donde nos prepararían una cena típicamente polaca y en donde aprovechamos para charlar y conocer a su hijo, Piotr. Por la noche salimos a dar una vuelta pero regresamos pronto para descansar ya que al día siguiente volvíamos a España muy temprano.


Este ha sido nuestro recorrido por el sur de Polonia. Es un país que merece la pena visitar y dedicarle algo más de tiempo pero para nosotros este primer contacto fue la excusa perfecta para reencontrarnos con amigos.